Numeración de mesas cool.

Aquella persona que te diga que acomodar las mesas de tu boda es de lo más sencillo es porque nunca lo ha hecho. Las mesas se convierten en pequeñas islas en donde caben pocas personas (si no los quieres tener como sardinas) o, si optas por una mesa imperial, se convierte en una mesa en donde la plática es complicada.

Sumado a ello, escoger quién se lleva mejor con quién, o cómo acomodas a tus amigas con su plus one sin que unas se queden en otra mesa se hace complicado y para ponerle la cereza al pastel, siempre estará esa mesa en donde acomodas a todos los que medio no cupieron en las otras.

Al final, lo importante no es cómo los acomodes, es quién te acompaña en ese increíble día. Y, aunque al principio pareciera una labor titánica, el acomodo y numeración de tus mesas puede convertirse en algo divertido y le puedes poner tu sello único a la numeración.

Te dejamos algunas opciones divertidas para que tu boda siga siendo tan original como siempre la soñaste.

  • Números relevantes para la pareja: Las relaciones siempre tendrán momentos únicos y sin duda se pueden cuantificar por fechas, imagínate ponerle a una mesa “2012”, el año en que se conocieron o “82” que son los meses que pasaron de novios antes de casarse. Para que esta numeración haga un poco más de sentido, puedes acompañarla de una pequeña explicación en la mesa, contando el por qué ese número, seguro a más de uno le encanta la idea.
  • La vida sin música no es vida: Dile adiós a los números, seguro hay muchos álbumes musicales que han marcado su relación o que generan algún recuerdo con los invitados que van en esa mesa. Puedes poner un álbum que tenga alguna canción que hayan bailado juntos o, simplemente, álbumes que los hayan unido a lo largo de todos estos años juntos.
  • El mapamundi: Viajar es una de las mejores maneras de terminar de conocer a tu pareja, puedes nombrar las mesas con algunas ciudades o países que han conocido juntos, también puedes enriquecer cada uno de estos nombres con una pequeña anécdota, así tus invitados sabrán que no le pusiste “Kuala Lumpur” a la mesa, solo porque sí.
  • La mesa redonda: Si tienes muchas ganas de darle un toque único a cada mesa, puedes “bautizarlas”, así como el Rey Arturo tenía su mesa redonda, tú puedes tener una mesa de “Los pamboleros”, o una de “Hermanas de kinder”, así, podrás acomodar a algunos invitados y sabrán que son parte de ese “club especial”.

Ahora ya tienes algunas ideas distintas para poder asignar tus mesas, convirtiendo esto en una nueva experiencia divertida.

¡Cuéntanos cuál harás tú!

No hay comentarios

Deja tu respuesta

Your email address will not be published.