Kit de emergencia para la novia, un must.

Ya está todo listo, tu vestido está perfecto, te peinaron casi igual que el día de la prueba de peinado, tu maquillaje quedó perfecto.

Los invitados ya están listos esperando a que tú y tu futuro esposo digan “sí acepto”, y ahí, cuidándote por lo que resta del día, está al pié del cañón tu kit de emergencia.

Y no es que quiera sonar alarmista ni nada por el estilo, pero si ya pasaste por meses para que todo salga perfecto, no te puedes arriesgar a que ese día algo se salga de control.

Lo primero, ¿qué debe de tener tu kit? Ojo, es el kit para la novia, es decir, debe de solucionar específicamente las necesidades que tú tengas ese día, nada de estar guardando las cosas que tu prima pueda necesitar.

Dividamos en 4 partes tu kit:

  • Para dolores: Sí, es probable que algo te duela, toma en cuenta que estás peinada diferente, que traes un vestido que tal vez pesa lo mismo que un cachorro de labrador y que vas a bailar con unos zapatos que no usas diario (a menos que te pongas tenis de novia), así que te recomendamos que pongas un par de ibuprofenos para el dolor general (desde una jaqueca hasta si te pisan), una pastilla para la indigestión (uno nunca sabe y si te enfermas en ese vestido…), curitas (porque puede que te lastime tu zapato) y algún medicamento especial (ya sea que lo uses habitualmente o algo por si tienes cólicos del mal).
  • Para no salir despeinada en la foto: Tal vez te peinaron 6 horas antes de la fiesta y la gravedad no perdona, así que en tu kit no puede faltar un spray para que amarre el peinado, pasadores para que le digas a la gravedad “not today” y evidentemente un peine para acomodar esos aventureros cabellitos que se pueden salir.
  • Sombra aquí y sombra allá: Sí, tu maquillaje se puede salir de control, desde dejarle un poco de cachete a una tía en un abrazo hasta que el sudor o la lágrima de emoción te juegue una mala pasada. Es mejor estar lista, pon en tu kit un polvo para matizar el brillo, rubor y brocha para siempre tener color y verte radiante, gloss para que tus labios tengan volumen. Estos tres básicos te pueden sacar de los pequeños apuros.
  • Para refrescarte: Ya pasaron varias horas, ya abrazaste a muchas personas y aunque es posible que no hayas llegado al “Payaso de rodeo” tienes que mantenerte fresca. No olvides poner un desodorante en tu kit, busca que sea uno que no manche y de preferencia el mismo que utilizaste por la mañana, un poquito de perfume para sentirte fresca y no perder tu aroma; mentas para el aliento en tu boda seguro habrá comida deliciosa y bebidas elegantes, así que una pastilla nunca está de más. Uno de nuestros favoritos es el agua termal en spray, te refrescará como la brisa del verano y ayudará a fijar tu maquillaje.

Ya está armado tu kit, te recomendamos que se lo encargues a tu Bride Squad y que tus damas estén atentas por si lo necesitas.

Nos leemos pronto.

No hay comentarios

Deja tu respuesta

Your email address will not be published.